Wawrinka vuelve a desquiciar a Djokovic para levantar su primer US Open

djokovic-y-wawrinka-1
Pocas bestias negras tiene Novak Djokovic, y a decir verdad Stanislas Wawrinka no debería ser una de ellas visto lo visto en el head-to-head que han escrito en los últimos años. El serbio manda por 19 victorias y 5 derrotas, por lo que prácticamente se puede decir que gana 3 de cada 4 partidos. A pesar de ello, no puede ni ver al suizo porque le ha ganado dos finales de Grand Slam. El año pasado fue en Roland Garros y este año en el US Open.

Un caramelo para el espectador

La final que disputaron ayer fue de muchos kilates. Ambos tenistas son muy técnicos y no se basan solo en la potencia para ganar puntos, especialmente en el caso de Wawrinka. Se armó de paciencia en los peloteos y recurrió al revés, su mejor recurso, cuando Nole se atrevió a buscarle las cosquillas por ahí.

El marcador global fue de 6-7, 6-4, 7-5 y 6-3 tras 3 horas y 54 minutos de batalla. El público disfrutó muchísimo y ambos acabaron muy cansados porque el duelo fue exigente. Djokovic se quedó sin su decimotercer Grand Slam y Stan levantó su tercera corona. Antes había triunfado en el Open Australia (2014) y en Roland Garros (2015). ¿Completará su Grand Slam particular ganando Wimbledon en 2017? Talento le sobra, aunque sobre el césped del All England Lawn Tennis and Croquet Club nunca ha pasado de los cuartos de final.

Stanimal acabó con 46 winners, mientras que Nole no pasó de los 30. Marcó la diferencia en ese aspecto y estuvo más fino que su rival a la hora de materializar las bolas de rotura. El número 1 del mundo solo convirtió 3 de 17, y así es muy difícil ganar cuando juegas contra un jugador tan completo.

Fotos de la final

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *