Verdasco jugará las semifinales del torneo de Bastad

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Tras un inicio de temporada absolutamente desastroso, Fernando Verdasco se ha puesto las pilas para volver a ser el que era antes. De momento ya es el número 35 del mundo tras alcanzar los cuartos de final de Wimbledon, donde tuvo la mala suerte de cruzarse con Andy Murray. Gracias a su gran actuación sobre la hierba londinense ha logrado escalar 19 puestos en el ranking ATP.

Resurgiendo de sus cenizas

Su recuperación empezó en el Masters 1000 de Madrid, donde derrotó a David Goffin y Milos Raonic hasta toparse con Jo-Wilfried Tsonga, quien tuvo que sudar mucho para derrotarle en tres mangas. En el Masters 1000 de Roma ganó a Horacio Zeballos y luego perdió ante David Ferrer, aunque nuevamente vendió muy cara su derrota.

En Roland Garros debutó ganando con mucha comodidad al francés Marc Gicquel, que acudió al segundo Grand Slam de la temporada con una wild card. Luego se topó con Janko Tipsarevic y cayó en cinco sets tras levantar dos mangas en contra. Verdasco perdía todos los partidos ajustados, pero se intuía una mejora que no tardaría en consolidarse en forma de resultados.

En la temporada de hierba se impuso a Alexandr Dolgopolov y Albert Ramos para acceder a los cuartos de final de Eastbourne, donde tuvo la mala suerte de verse las caras con un especialista de este tipo de superficies como lo es Feliciano López. Luego llegó Wimbledon, donde lo bordó, y ahora está haciendo de las suyas en Bastad.

Victoria ante Almagro y a pensar en Dimitrov

En primera ronda derrotó al sueco Andreas Vinciguerra por 6-4 y 7-6(3) y en segunda ronda se deshizo del alemán Jan-Lennard Struff por 6-1 y 7-5. Hoy ha obtenido el billete a semifinales tras derrotar a Nicolás Almagro, segundo cabeza de serie del torneo, por un igualado 6-4 4-6 7-5. Mañana se medirá al búlgaro Grigor Dimitrov y quién sabe si le veremos en la final, a la que también aspiran el argentino Carlos Berlocq y el holandés Thiemo de Bakker, verdugos de Albert Ramos y Tomas Berdych respectivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *