Se sospecha que Granollers ha sido presionado para jugar en Metz lesionado


Prácticamente obligado. Así es como ha tenido que jugar Marcel Granollers la segunda ronda del torneo de Metz que se está disputando esta semana. El tenista español llegó muy tocado a Francia después de lesionarse en la eliminatoria de Copa Davis ante Estados Unidos. El parte médico era muy claro, pero finalmente saltó a la pista para medirse a Ivo Karlovic. ¿Por qué?

Pesan más los intereses económicos que la salud de un deportista

Motivos económicos podrían estar detrás de la decisión de Granollers. Resulta que el Open Moselle de Metz es un torneo al que acuden muy pocas estrellas. El hecho de disputarse después de una jornada de Copa Davis y antes de la gira asiática hace que muchos se borren de este torneo menor. Este año, a parte de él, los grandes atractivos son el local Jo-Wilfried Tsonga (nunca falla a la cita) y el alemán Philipp Kolschsreiber. Por eso le han forzado a jugar amenazándole con una posible sanción económica por parte de la ATP. Si quería cobrar el fijo que repartía la organización por participar tenía que saltar a la pista.

El partido se ha disputado y Granollers, como era de esperar, se ha retirado cuando el marcador reflejaba un 7-6(3) y se encontraba 2-2 desfavorable para el catalán. Pedro Hernández, responsable del equipo español de tenis y miembro de la Federación Española, no se ha mordido la lengua y ha comentado lo siguiente a través de su cuenta de Twitter:

Duro que ATP obligara a @M_Granollers a jugar en Metz bajo amenaza sanción económica. Su lesión en Gijón fue certificada por médico neutral.

¿Traerá cola lo que ha sucedido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *