Resumen del Masters 1000 de Madrid 2013

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El pasado domingo se acabó el Masters 1000 de Madrid. Lo hizo con la victoria de Rafa Nadal en una final que duró menos de lo esperado. Stanislas Wawrinka no pudo aguantar el vendaval de tenis que se le vino encima. El manacorí tenía muchas ganas de triunfar por tercera vez en su vida en la capital de España y no falló. La Caja Mágica se rindió a sus pies.

Nos quedamos con la exhibición de Nadal, pero también hay que destacar el mérito de Wawrinka. El tenista suizo se está curtiendo en mil batallas y se ha vuelto a colar en el Top Ten del ranking de la ATP. No sería nada raro verle a final de año en la Copa Masters junto a los mejores tenistas del planeta. Por falta de talento desde luego que no será.

Andújar y Nishikori progresan adecuadamente

Mención especial también merece Pablo Andújar, quien a la chita callando obtuvo su mejor resultado en un Masters 1000. Se coló en las semifinales tras cuajar un gran torneo y al final tuvo que decir adiós a su aventura por tener la mala suerte de cruzarse con Nadal. De lo contrario, quién sabe si le hubiéramos visto en la final.

Kei Nishikori, rival de Andújar en cuartos de final, también se fue de Madrid con buen sabor de boca. Es un tenista al que no le gusta la tierra batida, pero está adaptándose rápidamente porque sabe que es imprescindible para ocupar un buen puesto en el ranking. En Madrid demostró que es capaz de cargarse a leyendas como Roger Federer.

Las decepciones


El de Basilea fue la gran decepción del torneo junto a Novak Djokovic. Ganó su primer partido ante Radek Stepanek y no fue capaz de doblegar al japonés. Lo mismo le ocurrió al número uno del mundo, que se topó ante un Grigor Dimitrov que lo bordó y que sigue apuntando maneras. Lo peor para él fue la eliminación y el trato que le dedicó el público de Madrid, que por cierto no es la primera vez que se la lía a un tenista (véase Tomas Berdych).

Rectificar es de sabios

En definitiva, ha sido un Masters 1000 de Madrid mucho mejor que el anterior, donde la polémica fue la gran protagonista por culpa de una pista de tierra batida de color azul que no contentó a nadie. Por lo menos han sabido aprender de sus errores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *