Nadal pierde ante Rosol y se despide de Wimbledon por sorpresa


Sorpresa de las grandes la que se vivió ayer en Wimbledon. Rafa Nadal fue eliminado en segunda ronda por Lukas Rosol, un tenista checo que en estos momentos ocupa el puesto número 100 del ranking de la ATP. Ya se sabe que en hierba puede pasar de todo, aunque nadie pensaba que el mejor deportista español de la historia iba a caer de forma tan prematura en el tercer Grand Slam del año.

Es verdad que Nadal no estuvo a la altura de las circunstancias, pero tampoco hay que quitarle méritos a Rosol. El checo fundió al de Manacor y no le permitió coger ritmo de partido. Sus golpes directos servían para terminar rápido con los puntos, para bien o para mal. Además, estuvo muy fino en el saque logrando 22 aces. En ese apartado Nadal tampoco se quedó atrás, pues logró 19.

Premio a un tenis agresivo

Arriesgarse a veces tiene premio. Rosol cometió 13 errores no forzados más que Nadal, pero destacó por sus 65 golpes ganadores (el español conectó 41). Así las cosas, poco a poco el partido se fue poniendo feo, sobre todo cuando se marcharon hasta el estadio techado para disputar el quinto y definitivo set por la falta de luz natural.


Rosol ejerció de cañonero y se gustó en la pista. No le tembló el pulso marchando por delante en el marcador y ganó el juego definitivo en blanco finalizándolo con un ace que hizo estallar de alegría a los aficionados. Todo el mundo quiere a Rafa, pero está claro que el más débil siempre tiene ese apoyo incondicional de quienes querrán contar a sus nietos que aquel día estuvieron allí presenciando un partido con final inesperado.

Ahora el tenista checo se medirá al alemán Philipp Kohlschreiber con el objetivo de seguir soñando. Ya ha cumplido, pero seguro que ahora querrá llegar lo más lejos posible. Descaro no le falta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *