Las protestas de Janowicz en su partido ante Devvarman


Menudo cabreo pilló Jerzy Janowicz durante el partido de la segunda ronda del Open Australia que le enfrentó al indio Somdev Devvarman. Resulta que a su rival le dieron por buena una bola que se fue claramente al pasillo de dobles. Como no hay ojo de halcón en la pista que jugó y la jueza de silla no se opuso a la decisión del juez de línea, el tenista polaco perdió la oportunidad de llevarse el primer set en el tie-break.

Gritando a lo loco

Su reacción no fue normal, por muy grave que fuera el error. Empezó a gritar como si estuviera loco y se fue a buscar a la jueza de silla para pedirle explicaciones. Se llevó un warning, perdió los nervios y acabó regalando el primer set por un tanteo de 12-10 en la muerte súbita.

Las cosas no le fueron mucho mejor en la segunda manga. Con el cabreo todavía a flor de piel cometió muchos errores no forzados y perdió por 6-3. Eso significaba que no le quedaba otra que aferrarse a una trabajada remontada para seguir vivo en el primer Grand Slam del año.

Reaccionó a tiempo y se medirá a Almagro en tercera ronda


Janowicz decidió jugarse todas las bolas desde el fondo de la pista, con mucha confianza y como si no tuviera nada que perder. Su mejor tenis empezó a florecer y en un abrir y cerrar de ojos tumbó a su rival por un marcador global de 6-7, 3-6, 6-1, 6-0 y 7-5. Cuando acabó el partido levantó los brazos como si hubiera ganado el torneo, fue a abrazar a un sorprendido Devvarman y le dio las gracias al público, testigo directo de su extraño comportamiento.

El próximo rival de Janowicz será Nicolás Almagro, que se ha impuesto a Daniel Gimeno-Traver en tres mangas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *