Juan Ignacio Chela se retira


Ya no veremos a Juan Ignacio Chela jugando más partidos de tenis profesional. El argentino ha anunciado a través de su cuenta en Twitter que lo deja. A sus 33 años, las lesiones y los malos resultados cosechados en los últimos meses le han obligado a despedirse para siempre. En el circuito se le echará mucho de menos.

‘El Flaco’ ha puesto punto y final a una intensa carrera de más de 14 años que le ha permitido ganar 6 títulos y alcanzar otras 6 finales en torneos ATP:

Después de muchos años, llegó el momento de pasar a otra etapa en mi vida, me retiro del tenis profesional.

Un tenista muy regular

Lo de Chela tiene mucho mérito. Ha terminado durante 11 años entre los 100 mejores del mundo y durante 8 años entre los 40 mejores del mundo. Eso, aunque parezca una tontería así a bote pronto, no es nada fácil. Ha sido siempre muy regular y se ha sabido adaptar a todo tipo de superficies, aunque su favorita siempre ha sido la tierra batida, donde ha ganado todos sus torneos.

Sus títulos

El primero lo logró en el año 2000 en México D.F. Con tan solo 20 años tumbó a Mariano Puerta en dos sets y se dio a conocer a nivel internacional. En 2002 ganó en Amersfoort, en 2004 en Estoril, en 2007 en Acapulco derrotando a Carlos Moyá, en 2010 en Houston sorprendiendo a Sam Querrey y ese mismo año ganó su último torneo en Bucarest. En esta última ocasión la víctima fue Pablo Andújar.


Aunque nunca ha logrado alcanzar el Top 10, sí pasará a la historia por ser el cuarto tenista argentino con más victorias en el circuito ATP. Ganó 326 partidos y solo le superan Guillermo Vilas, David Nalbandian y José Luis Clerc. Su mejor posición en el ranking fue la decimoquinta y la alcanzó el 9 de agosto de 2004.

Su peor momento

El momento más amargo de su carrera llegó en abril de 2011, cuando le sancionaron con dos años sin jugar a tenis por haber dado positivo en un control antidopaje. Por suerte para él, pudo demostrar que había tomado metiltestosterona pensando que eran vitaminas y aminoácidos. El Tribunal Antidoping de la ATP le creyó y estuvo solo tres meses sin jugar.

Afable, pero con carácter

Chela ha sido uno de los jugadores más queridos dentro del circuito. Su simpatía y sencillez han calado hondo, aunque también es verdad que ha tenido algún que otro rifirrafe en pista, como el que protagonizó con Lleyton Hewitt en el Open de Australia de 2005. Las provocaciones del tenista australiano le hicieron perder los papeles.

En fin, gracias Chela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *