Djokovic no entiende por qué el público de Madrid le silbó

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En Madrid quieren organizar unos Juegos Olímpicos. Es el sueño de una candidatura que ha fracasado en más de una ocasión y que sigue en pie pese a que no hay dinero para temas tan serios como la sanidad o la educación. La cantidad de chanchullos en adjudicaciones que se pueden hacer no desanima a los políticos.

Lo malo es que las cosas no se hacen bien y me temo que volverán a fracasar una vez más. El año pasado se puso de manifiesto con la tierra batida de color azul. Todo el mundo se quejó, pero los organizadores tendrían algo pactado (comisión por aquí, comisión por allá) e hicieron caso omiso a las opiniones de los jugadores, que fueron los grandes perjudicados junto al público. De hecho, Rafa Nadal dijo que no volvería si no cambiaban la tierra.

Otro aspecto que no es de alabar es el de los palcos VIP. En todos los torneos hay, es verdad, pero en Madrid es algo exagerado. Muchos famosos acuden al torneo por la patilla y los aficionados de verdad, los que se gastan más de lo que pueden porque les gusta el tenis, deben conformarse con ver el partido desde arriba.

Comportamiento injustificable


La puntilla llegó ayer durante el partido que disputaron Novak Djokovic y Grigor Dimitrov. El público silbó al número uno del mundo en más de una ocasión como si fuera la Copa Davis. O ni siquiera eso, porque el público entendido y respetuoso sabe comportarse.

El serbio manifestó su descontento y su sorpresa en la rueda de prensa posterior al encuentro:

Cada vez que había una bola la gente me silbaba sin razón. No era nada malo y sólo quería ver dónde había sido el bote. Si la veo dentro lo acepto. Soy sincero en eso y no entiendo por qué se ponen contra mí. Pero no es la primera vez que tengo al público en contra.

Tranquilo Novak, en España la envidia es el deporte nacional.

Madrid, Novak Djokovic,
>

También te puede interesar...

2 comentarios

  1. Cuanta razón.Los abucheos continuos y celebraciones de falta en el saque daban verguenza ajena.Y no solo en este partido,incluso a Haase que tuvo que retirarse lesionado.

    El estadio es triste,todo gris y casi vacío,y la retransmisión mejor no comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *