Davydenko afronta el tramo final de su carrera profesional


Nikolay Davydenko es un tenista que no ha tenido la suerte de ser tan carismático como Roger Federer, Rafa Nadal o Novak Djokovic. Es cierto que no ha alcanzado el nivel de estos tres monstruos del tenis, pero su nivel de juego ha llegado a estar por las nubes en más de una ocasión.

A sus 31 años, Davydenko es consciente de que su carrera profesional se va terminando. Hace tiempo que dejó de ser un Top 10 en el ranking de la ATP y ahora su mayor temor es el de estar fuera de los 50 mejores. En estos momentos ocupa el puesto número 52, pero su futuro depende de lo que suceda en esta recta final de la temporada que se desarrollará en Asia principalmente.

Davydenko dijo en su día que trataría de evitar por todos los medios caer más abajo en la clasificación. Lo dijo porque no quiere jugar previas de torneos ATP y no está dispuesto a tener que disputar Challengers. Por eso tendrá que apretar los dientes y sacar a relucir su mejor tenis después de mucho tiempo sin hacerlo.


No hay que olvidar que es un tenista con una técnica exquisita, con un revés muy peligroso y con un curioso golpe a bote pronto que le ha hecho especial. De hecho, cuando ha estado entonado ha sido capaz de barrer a tenistas como Federer, Nadal o Del Potro.

Al argentino ya le ganó en la final de la Copa Masters 2009, en el que sin duda fue su logro más importante. A partir de ese momento empezó a desinflarse y poco más hemos sabido de él. Ni siquiera se ha animado en pista rápida y se ha ausentado de algunos torneos menores en los que solía ser uno de los grandes favoritos.

Davydenko es feliz junto a Irina, la mujer con la que se casó y tuvo una hija llamada Ekaterina (nació en abril). Por eso no le importaría dejar el tenis si seguir practicándolo a nivel profesional le supusiera demasiado sacrificio. Tiempo ha tenido para ganar mucho dinero haciendo lo que más le gusta, así que no creemos que le vaya la vida en ello.


Lástima que nos decepcionó con aquel lío que se organizó en Sopot (Polonia), cuando fue implicado en un supuesto amaño de apuestas. Le ganó el primer set a Martín Vasallo Argüello (87 del mundo por aquel entonces) y la casa de apuestas Betfair registró un volumen de apuestas en contra del ruso por valor de 7 millones de dólares. Algo raro hubo y eso hizo que se quedara sin patrocinadores pese a ser uno de los mejores del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *