¿Cómo es el tenista perfecto?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Federer
Podría terminar el artículo empleando dos palabras: Roger Federer. Sin embargo, creo que esperas algo más, así que voy a hablar de las características deseables en un tenista que aspira a convertirse en el mejor del mundo.

No quiere decir que sea una fórmula mágica, pero estoy convencido de que si cumples todos los requisitos te acercarás a ese modelo de tenista que aspira a ser un gran campeón.

Buen revés

Para muchos es el punto débil, pero para algunos es un arma letal. Y si no que se lo pregunten a Federer, Wawrinka, Gasquet… Todos ellos nos deleitan con el revés a una mano, que no solo es el más bonito a nivel estético, sino que también suele ser el más efectivo.

Si dominas el revés tu rival no sabrá por dónde buscarte las cosquillas. El golpe de derecha es el que menos dificultad entraña porque es el más natural, al que se suele recurrir siempre que las piernas permiten adoptar una buena posición para golpear a la pelota.

Wawrinka

Mentalidad ganadora

¿Qué sería de Rafa Nadal sin esa mentalidad ganadora que le caracteriza? El partido hay que desearlo, hay que salir a ganar. Y eso conlleva una buena dosis de motivación y calma en los momentos en los que hay que pararse a pensar. Cada punto es una final y no hay que volverse loco por un error no forzado. El rival se viene arriba cuando te ve desmotivado.

El papel del psicólogo es muy importante en el tenis. No es un juego en equipo y toda la responsabilidad recae sobre ti, así que un mal día a nivel anímico te puede enviar a casa antes de lo previsto en un torneo al que llegas bien físicamente.

Rafa-Nadal

Buena condición física

Un tenista, por muy bueno que sea, no puede aspirar a ser uno de los mejores del mundo si no entrena duro. Dicen que eso es lo que ha penalizado a Novak Djokovic, que por lo visto ya no tiene la misma motivación y ha rebajado el número de horas que dedica a ponerse a tono.

Los partidos pueden ser muy largos y el cuerpo debe estar preparado para duelos de cinco horas cada dos días, que es lo que sucede en un Grand Slam. El tenis exige mucha disciplina en ese sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *