Anabel Medina Garrigues quiere volver a lo más alto

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Anabel Medina Garrigues es una tenista española nacida en Torrent (Valencia) en 1982. Pese a que todavía le queda mucho tenis por delante, parece que sus mejores años han pasado, o al menos eso es lo que podemos decir si nos fijamos en su evolución en el ranking de la WTA. En el año 1998 empezó a aparecer en el puesto 698, ascendiendo un año después hasta el 313. Su entrada en el Top 100 se produjo en el año 2003, cuando sólo tenía 21 años. Fue escalando posiciones y llegó a tocar el cielo en mayo de 2009, cuando alcanzó la decimosexta plaza. Sin embargo, a partir de ahí empezó su decadencia y ahora es la número 71 del mundo.

Las lesiones y la falta de confianza han hecho que haya caído hasta el puesto que ocupa en estos momentos. Ya no es la mejor española del ranking (María José Martínez Sánchez es la número 28 y Carla Suárez la 57) y cada vez pierde más partidos. Afortunadamente sigue siendo una gran especialista en dobles, pues no hay que olvidar que llegó a ser la número 3 del mundo y en la actualidad ocupa la vigesimoquinta posición.

Anabel ha ganado nada más y nada menos que 25 títulos a lo largo de su carrera profesional, 9 individuales y 16 de dobles. Ha jugado la Copa Federación en multitud de ocasiones representando a España y es una tenista muy experimentada. Sin embargo, ahora necesita cambiar el chip, necesita ser más fuerte mentalmente para dejar a un lado esa racha negativa que hoy por hoy hace peligrar su permanencia en el Top 100 del tenis mundial.

Ella tiene muchas ganas de volver a ser quien fue durante el 2011, aunque tiene muy claro que para ello deberá estar físicamente al 100%:

Tuve molestias en las rodillas durante toda la temporada y eso hace que juegues con dudas en todo momento. Hoy en día el tenis de élite es muy exigente y si no estás fina te puede ganar cualquiera.

El próximo miércoles partirá hacia Nueva Zelanda para disputar el torneo de Hobart, una cita que le servirá de preparación de cara al Open Australia. Su objetivo no será únicamente hacerlo bien en individuales, sino que también quiere seguir siendo una gran jugadora de dobles, pues es consciente de que cuando tenga más de 30 años ya no podrá seguir con tanta facilidad el ritmo del circuito individual de la WTA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *